La mansión de los horrores (William Castle)
La mansión de los horrores (William Castle)

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Etiqueta de Dominio Público 1.0.

Si hay un director que en los años 50 y 60 abordo el cine de terror desde la perspectiva del marketing, organizando originales promociones nunca vistas hasta el momento, ese fue el gran William Castle. Este realizador norteamericano nacido en Nueva York en 1914 elevo el gimmick (truco en inglés) a un nivel prodigioso gracias a su fantástica inventiva, además siempre utilizaba su imagen, al estilo de Alfred Hitchcock, para promocionar sus películas.

De su mente salieron trucos publicitarios tan ingeniosos como en Macabre (1958) donde se entrego un seguro de vida por valor de 100 dólares a los asistentes que fallecieran durante la proyección a causa del terror provocado por la película. En Escalofrío (1959) el cine disponía de asientos vibratorios que se ponían en funcionamiento en los momentos más tensos del filme. Y en La mansión de los horrores (1959), la película que vas a poder disfrutar aquí mismo se sacó de la manga el sistema Emergo, que consistía en una caja negra de la que en el momento crucial salía un esqueleto de tres metros que volaba por la sala de cine gracias a un sistema de poleas.

La mansión de los horrores cuenta con el protagonismo del inmenso Vincet Price y el director nos regala una historia sencilla pero llena de encanto, una especie de “Old Dark House” excéntrica y excesiva, un juego en el que el espectador esta invitado a participar. Pero lo realmente importante aquí no es el elemento sobrenatural, sino el juego de poder que se establece entre los diferentes personajes y la maquiavélica resolución de un crimen perfecto.

Trucos aparte William Castle era un director que amaba el cine y que además poseía una inteligencia especial, como cuando le ofrecieron dirigir La Semilla del Diablo y el la rechazó a favor de un director que ofreciera una versión mas seria y dura, ese fue Roman Polanski, el se reservo el asiento de productor. O con su última película Shanks, una extraña fabula de terror en la que Marcel Marceau interpretaba a un titiritero mudo que se venga de sus enemigos animando a gente muerta.

William Malone realizaría una adaptación cuarenta años más tarde con Geoffrey Rush, pero ya no tenia el encanto del original que vas a poder disfrutar enseguida. Dale al play y sumérgete en la mansión de los horrores.

SINOPSIS

Un excéntrico millonario invita a cinco personas a su mansión, donde se dice que se han cometido crímenes. Les ofrece 10.000 dólares por pasar la noche allí, incomunicados, hasta que vuelvan los criados. Los invitados no se conocen entre sí ni tampoco al anfitrión, pero necesitan dinero. En un momento dado, empiezan a ocurrir sucesos extraños en la casa.

POSTERS

TRAILER