El rostro de la muerte (Alfred Sole)
El rostro de la muerte (Alfred Sole)

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Etiqueta de Dominio Público 1.0.


Los 70 fueron unos años convulsos en los Estados Unidos, unos años en el que la sociedad despertó de su letargo como sociedad perfecta, el amor libre de los hippies dio paso a una terrible realidad en la que los asesinos en serie empezaron a campar a sus anchas, el terror y la mentira de Vietnam diezmo toda una generación de jóvenes. América se estremeció ante una realidad convulsa que dio paso al caos y el terror, donde ya nadie podía confiar en nadie y el otro era nuestro mayor enemigo y némesis. Un lugar donde ya no existía Dios.

En este caldo de cultivo tan rico en paranoia, miedo y sangre surgía El rostro de la muerte (también conocida como Communion, Holy Terror, The Mask Murders o Alice, Sweet Alice), una película que recoge parte de el suculento panorama de esos maravillosos 70. Alfred Sole, su director, que era arquitecto de profesión y católico, consiguió con sus ganas, una hipoteca y mucha ayuda familiar sacar su segunda película adelante. Su primer intento fue un filme porno titulado Deep Sleep (1972)

Es curioso que un católico confeso se estrenase en el mundo del cine con una película pornográfica y la segunda se situara dentro del género de terror y con una gran carga crítica contra la religión y la paranoia reinante dentro de esta en esa época. Para la escritura del guion conto con la ayuda de una vecina también católica, Rosemary Ritvo, profesora de literatura y gran aficionada al cine de género. No en vano podemos ver reminiscencias de un gran clásico del género como Amenaza en la sombra (1973) de Nicolas Roeg y como no del gran Alfred Hitchcock.

Sole nos muestra en El rostro de la muerte todo un catálogo de las paranoias del creyente norteamericano, una transmutación malsana de todas sus obsesiones y miedos, envueltos en una doble moral que sin duda ha existido hasta nuestros días. Fanatismo, censura del sexo, miedo a la debilidad, alienación y en definitiva la hipocresía de la religión en sí misma.

La película sufrió innumerables calamidades por su falta de financiación, parones continuos, diferentes operadores de cámara, pero todo esto fue superado por las ganas y el talento de su realizador, un particular y codicioso empleo de los 16mm y sobre todo un minucioso montaje.

Por último destacar que El rostro de la muerte fue rodada en una fantasmal y terrorífica ciudad de Paterson, la misma de las últimas realizaciones de Jim Jarmusch.

Ahora solo te queda darle al play y disfrutar de ella.

SINOPSIS

Alice es una extraña y problemática niña que vive con su madre y con Karen, su hermana pequeña. Karen es asesinada en la misma iglesia en la que estaba celebrando su primera comunión. La principal sospechosa es Alice, su hermana mayor. Cuando su padre descubre estas acusaciones, inicia una investigación para esclarecer los hechos y descubrir toda la verdad.

POSTERS

TRAILER