Noroi: The Curse - Kôji Shiraishi (2005)

Noroi: The Curse – Kôji Shiraishi (2005)

Hay quien piensa que el mockumentary, o falso documental, es un subgénero agotado dentro del terror. Probablemente esté en lo cierto, El proyecto de la bruja de Blair (1999) o Rec (2007) han sido imitadas hasta la saciedad. En la mayoría de casos un presupuesto precario se puede transformar en un film con virtudes e inventiva, pero en muchas ocasiones hay una falta de escrúpulos a la hora de copiar hasta la saciedad clichés que se han ido formando con el tiempo. Aunque hay que reconocer que van surgiendo matices y nuevas formas de reinventarse, películas como las dos partes de   VHS (2012 – 2013) .

En Noroi seguiremos las aventuras del fallecido investigador de lo paranormal Masafumi Kobayashi. Antes de morir dejó un documental grabado con las pistas para descubrir qué le sucedió mientras averiguaba los patrones de una antigua maldición.

Noroi: The Curse - Kôji Shiraishi (2005)

Noroi: The Curse – Kôji Shiraishi (2005)

 

Guión sencillo y estructura de falso documental, otro de tantos. Pues no. El film resulta una grata sorpresa para los que se acerquen sin saber mucho de el y sencillamente se dejen llevar por el juego que nos propone Shiraishi. La primera sorpresa resulta ser la estructura, manoseada por tantos directores con ganas de hacer su film rentable. Es una película mucho más compleja de lo que parece, con un montaje que, a primera vista, parece caótico y sin sentido pero resulta divertido y desafiante. La historia es un rompecabezas que alterna formatos dentro del concepto de documental y, si el espectador cede en las barreras que suele establecer ante lo verosímil, pasará un mal rato muy agradable.

Noroi: The Curse - Kôji Shiraishi (2005)

Noroi: The Curse – Kôji Shiraishi (2005)

Otro dato a destacar es la inventiva que hay en el relato, aplicada para incomodar al espectador. No busquen sustos ni efectos de sonido, la gracia reside en la atmósfera malsana y oscura que va creando poco a poco en la mente. La maldición que investiga Kobayashi también va conquistando poco a poco a todos los que ven el supuesto documental. Una de las armas que mejor blande es la mezcla de folclore tradicional japonés con la fascinación por esa caja llena de locuras que es la televisión nipona. El investigador va recopilando pistas en programas donde niños con poderes paranormales se ponen a prueba (es gracioso lo verosímil que resulta) ante una audiencia que aplaude y también se va entrevistando con esa otra cara de Japón, gente que malvive en chabolas y que sufre la terrible maldición.

 

noroi 3

Noroi: The Curse – Kôji Shiraishi (2005)

No les vamos a engañar, el film es de un presupuesto muy bajo y se nota. Pero en esta ocasión hace de la necesidad virtud, incluso se atreve a desafiar la habitual corta duración de este tipo de films llegando a las dos horas. Sin duda, Kôji Shiraishi es un director a seguir por talento y descaro. En breve esperamos reseñar otro de sus films,Grotesque (2009). Hemos leído que no es para estómagos débiles y queremos ponernos a prueba.