Evolution (Lucile Hadzihalilovic)
Evolution (Lucile Hadzihalilovic)

Evolution (Lucile Hadzihalilovic)

En un mundo en el que casi todo está ya descubierto, o eso nos hacen creer, ofrecer algo nuevo a través de una pantalla de cine se ha convertido en toda una odisea. Nos encontramos atascados en una etapa de remakes y miradas hacia el pasado para aleccionar a un público que es incapaz de buscar por si mismo. Por eso un filme como Evolution de la directora francesa Lucile Hadzihalilovic es una rara avis dentro del panorama cinematográfico internacional. Pero también es un ariete que pretende remover conciencias, sacudirnos de nuestro cómodo asiento y hacernos pensar en un mundo en el que todo está ya pensado.

La película recibió el Premio especial del Jurado y Premio del Jurado a la mejor fotografía en el Festival de San Sebastián de 2015 lo que genero numerosas opiniones encontradas al tratarse de una propuesta de riesgo que no se atiene a los cánones establecidos. Pero ¿no hay que arriesgar y traspasar límites para llegar a nuevos territorios?

La realizadora francesa ya sorprendió a propios y extraños con su debut Innocence. Una cinta insólita y cautivadora, llena de fuerza contenida y ocultas sensaciones. Y es Evolution, quizás, esa evolución necesaria que el cine de nuestros días necesita, agitar las mentes acomodadas y adormecidas, las miradas indulgentes que llenas las salas de cine.

Y no estamos precisamente ante un filme que busque la provocación ni que tenga grandes pretensiones como muchos críticos han indicado. Es ciencia ficción minimalista y extraña, oscura, emparentada con el terror más incompresible y a la par desconocido. Ese que da miedo de verdad por su incomprensibilidad.

Obra que se emparenta con la más reciente distopía abstracta de Carre Blanc (Jean-Baptiste Léonetti, 2011) y con la siempre excepcional e infravalorada ¿Quién puede matar a un niño? (Narciso Ibáñez Serrador, 1976). Realización que utiliza magistral y poderosamente la imagen para sumergirnos en un relato que debemos componer a partir de los visual, lo simbólico y lo metafórico.

Evolution nos muestra de nuevo una ciencia ficción capaz de albergar misterios y donde la niñez y la mujer tienen una gran carga simbólica y argumental. Es, en definitiva, una historia sobre la metamorfosis anímica y carnal, con ecos al primer Cronenberg. Una creación rica y llena de matices que nosotros mismos hemos de descubrir.

¿A qué esperas?

 

SINOPSIS

Nicolas vive en una remota isla habitada únicamente por mujeres y niños. Estos últimos son sometidos a extraños y siniestros experimentos médicos.

TRAILER