PYOTR495 (Blake Mawson)
PYOTR495 (Blake Mawson)

Muchas veces se ha utilizado el cine de terror como vehículo para mostrar el horror verdadero, ese terror con el que convivimos día a día, el que vemos en las noticias, en los periódicos, en nuestras calles y ante nuestras propias narices. Reflejando la terrible realidad de las guerras, las injusticias sociales, el inexplicable comportamiento que a veces el ser humano tiene para consigo mismo y sus semejantes; son muchas las situaciones espantosamente reales que diferentes realizadores han plasmado utilizando el terror como el principal canalizador de esas ideas.  El realizador canadiense Blake Mawson ha utilizado el horror en su primer cortometraje PYOTR495 para reflejar un terror mucho más real y espeluznante, la homofobia en Rusia. A primera vista podría parecer un corto de terror gay, pero es mucho más que eso.

PYOTR495 surgió en la mente de su director tras observar los horripilantes acontecimientos acaecidos en Uganda y sobre todo durante los juegos Olímpicos de Sochi. En los medios de comunicación se reflejaban los secuestros selectivos y ataques contra personas del colectivo LGTB. Una autentica purga anti-gay en Chechenia donde se crearon campos de concentración para hombres homosexuales.

Creo que sí puedo usar una película de género para poner a la audiencia en la piel de las personas que están experimentando este tipo de terror y odio, hacerles sentir incómodos y que se den cuenta de que esto no es una cosa imaginaria. Al final, este tipo de horror es real, entonces podremos comenzar a abrir los ojos de las personas y llegar a un nuevo público de maneras nuevas e inesperadas.

Blake Mawson

El resultado es un cortometraje de terror bien realizado, con unas buenas interpretaciones, un buen guion, una excelente fotografía y unos magníficos y sangrientos efectos especiales que satisfará a los fans más acérrimos al género de terror.

¡Dale al play y disfruta!

SINOPSIS

Estamos en el año 2014 y Rusia ha invadido Crimea mientras que la Ley de Propaganda LGBT recientemente instaurada hace ilegal e imposible que cualquier gay pueda mostrar libremente su condición sexual. Pyotr abandona su apartamento en los deteriorados bloques de pisos comunistas para dirigirse a un encuentro casual con otro hombre que reside en la parte más rica de la ciudad. Se dirige hacia una trampa de un grupo homófobo extremistas. Lo que ellos no saben es que Pyotr esconde un secreto mucho más oscuro y terrible.

EL CORTO