A Vardy (David-Jan Bronsgeest)

A Vardy (David-Jan Bronsgeest)

El Neorrealismo italiano fue una corriente cinematográfica, surgida a finales de la segunda guerra mundial, que mostraba condiciones sociales más humanas y cercanas, más tristes y dolorosas. Los directores utilizaban actores no profesionales y la improvisación era una manera de entender toda la realidad del conjunto. Hoy en día tenemos otras series de guerras y crisis que están mostrando una severa realidad a miles de jóvenes y personas que no vivieron los duros momentos de la guerra y la posguerra. Esta situación se ve reflejada en las obras de diferentes autores jóvenes de una manera despiadada y directa, como en el nuevo cortometraje A Vardy, del realizador holandés David-Jan Bronsgeest, amigo y viejo conocido de nuestra web.

A Vardy engrosa las filas de lo que yo, libremente he denominado nuevo neorrealismo hardcore, un movimiento que entronca directamente con el neorrealismo italiano en cuanto a la dimensión humana, a la tragedia que sacude el día a día de miles de personas anónimas que luchan por mantenerse a flote, que odian, que aman, que sufre o que simplemente sobreviven. Dentro de este flujo creativo podemos encontrar obras tan dispares como las primeras películas de Nicolas Winding Refn (Pusher y Bledeer), Andrea Arnold (Fish Tank), Jeppe Rønde con su opera prima Bridgend y por supuesto el director que nos ocupa David-Jan Bronsgeest, del que ya reseñamos su impresionante anterior corto Broker el cual os recomendamos encarecidamente que veáis.

Es cierto que en estos casos impera un estilo visual alejado de la sencillez que predominaba en las obras de los directores italianos, pero la esencia de lo humano prevalece en el fondo del conjunto y eso es lo que llega a conectar con el espectador, a remover su forma de pensar y sus límites éticos y estéticos. Un sobrecogedor testimonio cinematográfico que augura a su realizador una prometedora carrera y es que estoy deseando ver que será capaz de ofrecernos en un futuro próximo.

SINOPSIS

Scott es un muchacho de 18 años dañado emocionalmente. No cuenta con ningún tipo de apoyo en la búsqueda de su propia identidad, ha perdido el contacto consigo mismo. Tras la muerte de su madre tendrá que cuidar de su alcohólico y abusivo padre. Con la única ayuda de su novia se enfrentara a su progenitor para así poder romper el círculo vicioso en el que se encuentra.

TRAILER

🎬 Puntuación de El Primo