Sting - Araña asesina (Kiah Roache-Turner)
Sting – Araña asesina (Kiah Roache-Turner)

Hace unos meses os comentaba que los insectos han protagonizado cientos de películas desde los años 50 hasta nuestros días, títulos tan conocidos como La humanidad en peligro (1954), El enjambre (1978), El imperio de las hormigas (1977), Nido subterráneo (1987), Tarántula (1955 / 1977), Arac Attack (2002) o la archi famosa Aracnofobia (1990) de Frank Marshall. Y es que sin duda las arañas, artrópodos parientes de los insectos, los animalitos que mas pesadillas han despertado en la humanidad. Y por casualidad este año en febrero se estrenó la muy interesante opera prima del director francés Vermin: La plaga, que ya reseñe, un producto cinematográfico en el que su director saber exprimir la tensión y el mido por las arañas de una forma espectacular. A ella se une la nueva película del director australiano Kiah Roache-Turner (la saga Wyrmwood), en la que vuelve a poner sobre la palestra el horror que puede desatar, en este caso, una araña.

Inspirada en uno de los miedos más primordiales de la humanidad, la aracnofobia, Sting lleva este temor a un nivel completamente nuevo y monstruoso. La idea nació de la fascinación de Roache-Turner por las criaturas que, aunque temidas, poseen una belleza inquietante en su diseño natural.

El proceso de grabación y producción de Sting fue un viaje cinematográfico tan arduo como emocionante. Filmada en Australia, la producción contó con la colaboración de Pictures in Paradise y See Pictures, con distribución a cargo de Filmfinity y Karantanija. La fotografía estuvo a cargo de Brad Shield, y la música fue compuesta por Anna Drubich, creando una atmósfera que es tanto inmersiva como perturbadora.

En el aspecto actoral Alyla Browne, en particular, brilla como Charlotte, una niña de 12 años cuya obsesión con un pequeño arácnido se convierte en una lucha por la supervivencia cuando su mascota se transforma en una monstruosidad devoradora de carne.

Durante el rodaje, se dice que el equipo utilizó arañas reales para algunas tomas, lo que resultó en momentos de tensión genuina capturados en pantalla. Una anécdota particularmente interesante es que el nombre de la araña, Sting, fue inspirado por una copia de El Hobbit de J.R.R. Tolkien que Charlotte ve en la película. Aunque Sting no es el nombre de una araña en El Hobbit, sino de la espada que Bilbo utiliza para luchar contra las arañas, este detalle añade una capa de profundidad a la narrativa y muestra el ingenio de Roache-Turner para entrelazar referencias culturales en su historia.

Sting es más que una película de terror; es un estudio sobre el miedo, la obsesión y las consecuencias de jugar con la naturaleza. Con su lanzamiento en 2024, Kiah Roache-Turner no solo promete entregar sustos y escalofríos, sino también una reflexión sobre lo que significa enfrentar nuestros miedos más profundos. La película ya está generando expectativas y, sin duda, será un tema de conversación entre los aficionados al género de terror y más allá.

SINOPSIS

Sting es un thriller psicológico que sigue la historia de Charlotte, una niña de 12 años con una fascinación por las arañas. Su vida da un giro oscuro cuando su mascota arácnida se transforma en una criatura monstruosa, desatando el terror en su pequeño pueblo. A medida que la amenaza crece, Charlotte debe enfrentar sus miedos más profundos y descubrir el misterio detrás de la mutación de su araña antes de que sea demasiado tarde.

TRAILER