La Forma del Agua (Guillermo del Toro)

La Forma del Agua (Guillermo del Toro)

🕒 5 min

Creo que ya te he comentado en varias ocasiones lo complicado que resulta ser 100% original en cualquier actividad artística, y concretamente en el cine. Lo que lees, lo que oyes o ves siempre permanecerá en algún pequeño rincón de tu cerebro y puede que este recuerdo acuda a ti cuando intentes crear algo, se cuele por un resquicio de tu memoria y parezca que ha nacido de la nada. Son como los recuerdos infantiles, nunca serán exactos, nuestra mente los moldea para adaptarse a lo que queremos. Esto es precisamente, grosso modo, lo que creo que ha ocurrido con Guillermo del Toro, su última película La Forma del Agua y las acusaciones de plagio a las que se han enfrentado.

Para ponerte al día rápidamente, si aún no te has enterado de todo el desaguisado, La Forma del Agua es una película de drama y fantasía ambientada en los años cincuenta, en ese periodo que se denomina guerra fría, y que nos presenta la historia de una mujer muda que trabaja como limpiadora en una instalación del gobierno. Cuando a ella llega una extraña criatura anfibia esta se enamorara de ella y la ayudara a escapar. La cinta ha obtenido el Oscar a la mejor película y al mejor director, desatando una especie de histeria colectiva hacia todas sus bondades y logros.

En primer lugar quiero destacar que para el que escribe los premios Oscar no otorgan calidad ni reconocimiento a las películas que los reciben. El cine desgraciadamente es más dinero que arte, las películas se hacen para obtener beneficios en taquilla y en una industria como la americana mucho más. Detrás de las nominaciones a los premios de la Academia hay toda una trama de promoción que cuesta muchísimo dinero. Se invierte para ganar más, ya que una película que es nominada o gana el Oscar aumenta considerablemente sus ganancias en todos los cines del mundo. En este artículo esta explicado perfectamente.

No voy a negar el esfuerzo y las ganas que seguramente Guillermo del Toro ha depositado en La Forma del Agua, ni tampoco lo que le ha costado llegar a donde está siendo además mexicano. Pero su última película es una apuesta sobre seguro. Todo en ella está perfectamente pensado y orquestado, no hay espacio para la imaginación o el riesgo. El realizador te lleva cómodamente sentado durante todo el camino por donde él quiere. Es como asistir a un espectáculo de Disney. Los personajes son completamente planos y perfectamente creados para reflejar diferentes estereotipos sociales. La joven muda y marginada, la amiga negra, el vecino viejo y gay y por supuesto el malo malísimo. No hay tonalidades de gris, solo blanco y negro. Hay en ella todo un batiburrillo de influencias y homenajes fácilmente detectables. Desde el más evidente, y que su director ha confesado sin problemas, como La Mujer y el Monstruo, pasando por ET y todas las películas de los años 40 y 50. Tiene ese gusto por agradar fácilmente, sin complicarse la vida.

THE SPACE BETWEEN US

The Space Between Us (Marc S. Nollkaemper)

The Space Between Us (Marc S. Nollkaemper)

Y en este sentido, como ya he dicho en varias ocasiones, no hay ningún problema en admitir las influencias. La originalidad es una cualidad que se vende muy cara en estos días. Supuestamente las acusaciones de plagio provienen de dos direcciones. Una del corto The Space Between Us realizado en 2015 por el director holandés Marc S. Nollkaemper. En el filme, situado en un futuro postapocalíptico, una joven, que trabaja, en un laboratorio establece una amistad con un ser anfibio prisionero del mismo. Evidentemente las similitudes son amplias, no solo a nivel de argumento sino estéticamente. El corto fue realizado en 2015 y Guillermo del Toro sostiene que la idea original de La Forma del Agua surgió en 2011 cuando compro la historia a Daniel Kraus,  socio escritor del cineasta para su serie de libros infantiles Trollhunters. Además recientemente el realizador del cortometraje ha negado cualquier parecido de su corto con la película. En fin.

EL CORTO

LET ME HEAR YOU WHISPER (1969)

Let Me Hear You Whisper (Paul Zindel)

Let Me Hear You Whisper (Paul Zindel)

Desde mi punto de vista el parecido más verosímil, y que es difícil de negar se mire por donde se mire, es el que se establece con la obra teatral de 1969 Let Me Hear You Whisper, del dramaturgo y escritor Paul Zindel. La acción se sitúa en los Estados Unidos de la Guerra Fría dentro de un laboratorio gubernamental donde se está desarrollando una investigación biológica secreta. Los científicos han logrado que un delfín hable y quieren enviarle a la guerra submarina contra Rusia. Una mujer de la limpieza se hace amiga de él y decide ayudarle a escapar ante el peligro de que los científicos le asesinen ante su negativa a hablar.

Si somos puntillosos claro que hay desemejanzas entre ambas obras pero es evidente que hay una inspiración directa de Daniel Kraus o Guillermo del Toro para con el escrito de Paul Zindel. No es exactamente igual, hay notables diferencias pero es innegable la similitud, por lo menos en el núcleo de la historia, entre ambas.

Para terminar nombrare la novela de Rachel Ingalls, La Señora Caliban, en la que una ama de casa establece una relación sentimental con un anfibio antropomorfo de más de dos metros llamado Larry. Rachel Ingalls combina magistralmente fantasía y leyenda con detalles de la vida cotidiana. La soledad, la morbosidad, la desesperación y la ternura se mezclan para crear un mundo que atrae y repele a la vez, y con un final devastador.

Y por último quizás la referencia menos conocida sea una película rusa de 1962 titulada El hombre anfibio, de Vladimir Chebotaryov y Gennadi Kazansky. En ella una joven se enamora de una criatura marina con forma de hombre. Un amor imposible y prohibido como en la película de Del Toro que contiene muchas similitudes con la ganadora del Oscar a la mejor película.

Está claro que la última película de Del Toro bebe de infinidad de fuentes, y eso no la hace menos disfrutable que otras, o que si es necesario es reconocer siempre las influencias y prestar tributo a los orígenes. De bien nacido es ser agradecido.

Ahora depende de ti opinar una cosa u otra.

LA OBRA DE TEATRO

EL HOMBRE ANFIBIO

OTRA PEQUEÑA INFLUENCIA

TRAILER