Domain (Nathaniel Atcheson)
Domain (Nathaniel Atcheson)

Domain (Nathaniel Atcheson)

Se lee en 2 minutos.

Una de las grandes virtudes de la industria cinematográfica norteamericana es que a la sombra de sus grandes producciones, adorados actores y laureados directores existe un universo alternativo, oculto para la gran mayoría pero accesible en el que podemos encontrar esperanza para los que aun amamos el cine.

Domain del realizador indie Nathaniel Atcheson es una de esas rara avis, de esas pequeñas joyas que podemos encontrar en la cinematografía yanqui alejada de los grandes estudios.

Con un guion deudor de los mejores episodios de The Twilight Zone descubrimos una fascinante cinta de ciencia ficción minimalista. Un excitante puzle narrativo visualmente deslumbrante que nos transportara a los mejores clásicos del género de los 70 con su marcado estilo retro futurista mezclado con un carácter más futurista.

Desde el diseño de producción hasta la fotografía han sido cuidados al máximo para ofrecer una experiencia única. Los estados de ánimo se reflejan perfectamente utilizando la intensidad de los colores, dando así un vuelco al uso de una fotografía más sombría y oscura utilizada en otros filmes distópicos.

Tras visualizar el tráiler uno no puede dejar de pensar que el director quizás se ha inspirado un poquito en la serie inglesa Black Mirror, creada y producida por Charlie Brooker. Y en concreto en el magnífico segundo episodio de la primera temporada 15 millones de méritos.

La película ha tenido muy buenas críticas en su estreno en el Other Worlds Film Festival de Austin, lo cual nos hace albergas muchas buenas esperanzas respecto a la cinta. Cuenta además con emocionante banda sonora compuesta por Jonathan Snipes que tiene en su currículo sonoro películas como The Nightmare, Starry Eyes, Excess Flesh o Room 237 entre otras joyitas.

 

SINOPSIS

Un virus mortal ha terminado con casi toda la población mundial. Los supervivientes han sido confinados en ambientes aislados dentro de un bunker bajo tierra. Su única forma de comunicación es a través de un programa informático denominado Domain. Este ha contribuido a crear una relación familiar entre muchos de ellos, pero extraños y terribles sucesos hacen que poco a poco los supervivientes comiencen a desaparecer.

TRAILER